logo

Contactanos

// (0221) 453 4940

// (0221) 453 5275 Líneas rotativas

// (0221) 451 0174 Línea para Turnos

Noticias en la Nueva Clínica del Niño

noticia de la NCN

Recomendaciones para padres sobre la fiebre

¿Qué es la fiebre? ¿Cuál es la función de la fiebre? ¿Cuál es la causa? ¿Qué termómetro es preferible que se utilice?



¿QUÉ ES LA FIEBRE?

Elevación de temperatura corporal por encima de 37.5ºC axilar o bien 38ºC rectal.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE LA FIEBRE?

La fiebre activa el sistema inmunitario para fabricar más glóbulos blancos, anticuerpos y otros agentes que luchan contra la infección. Por tanto, lejos de ser un enemigo, la fiebre es una parte importante en la defensa del cuerpo.

¿CUÁL ES LA CAUSA?

La causa más frecuente son las infecciones pero hay otras múltiples causas como son: emociones fuertes, temperatura ambiente alta, arropamiento excesivo, golpes de calor, intoxicaciones, enfermedades no infecciosas, reacción postvacunal.

¿QUÉ TERMÓMETRO ES PREFERIBLE QUE SE UTILICE?

Hay diversos tipos:

- Digitales.

- De oído por infrarrojos.

- De tira plástica. - De chupete.

- Termómetros clínicos libres de mercurio. Es preferible usar termómetros digitales, por su rapidez de lectura, fiabilidad y por no contener materiales contaminantes, o bien los termómetros libres de mercurio por su fiabilidad.

¿SIEMPRE HAY QUE TRATAR LA FIEBRE?

No siempre hay que tratar la fiebre. En general, hay que tratar el malestar que genera la fiebre. Existe acuerdo médico sobre comenzar a tratar la fiebre a partir de 38.9ºC rectal o 38,5ºC axilar. En caso de padecer alguna enfermedad que afecte al corazón, pulmón, bronquios o sistema nervioso hay que tratarla antes.

¿CÓMO SE TRATA LA FIEBRE?

El objetivo no es normalizar por completo la temperatura corporal sino aliviar la sintomatología acompañante. Si la temperatura no es muy elevada y el niño no siente mucha incomodidad, puede aplicarse medidas físicas: - Quitar exceso de ropa. - Bañar en agua tibia (nunca fría). - Dar líquidos abundantes (hidratar). - Disminuir su actividad física. - Procurar que la temperatura ambiente sea neutra (22ºC). - Falsos mitos: baños en agua fría, envolver al niño en toallas empapadas en agua, friegas de alcohol o colonia.

MEDICAMENTOS CONTRA LA FIEBRE:

Son los llamados antitérmicos, los más usados son paracetamol (se pueden usar a cualquier edad) e ibuprofeno (se recomienda por encima de los 6 meses). Se recomienda comenzar por el paracetamol, porque suele ser bien tolerado, tiene pocos efectos secundarios y se puede administrar con frecuencia. La cantidad depende del peso y conviene seguir las instrucciones del personal sanitario o las especificadas en el prospecto. La dosis se puede repetir a las 4 ó 6 horas sin sobrepasar tomas al día.

No es bueno alternar dos tipos de antitérmicos, la recomendación es utilizar un solo medicamento para controlar la temperatura.

Si vomita tras haberle dado el medicamento o expulsa el supositorio entero: si han pasado menos de 10 ó 15 minutos volver a administrar la misma cantidad.

¿CUÁNDO DEBO CONSULTAR CON EL PEDIATRA?

- En bebés menores de 3 meses. - Si aparecen manchas en la piel.

- Si tiene fiebre durante más de 24- 48 horas en menores de 2 años.

- Si tiene fiebre durante más de 48-72 horas en mayores de 2 años.

- Si se acompaña de llanto intenso, difícil de calmar.

- Si rechaza totalmente la toma de alimentos y líquidos.

- Si deja de orinar o la orina es muy escasa.

- Si presenta decaimiento a pesar de bajar la fiebre.

- Ante cualquier circunstancia extraña.

 ¿QUÉ SE DEBE VIGILAR CUANDO TIENE FIEBRE?

- Su estado general: aspecto, cara, manos, cuerpo, color. Muy importante buscar si aparecen manchas o su piel está muy pálida o azulada.

- Su comportamiento, si está adormilado, irritable, llanto excesivo.

- Si tiene rigidez.

- Alteraciones en la respiración.

- Si tiene orina maloliente o de distinto color.

- Si muestra flojedad o negativa a moverse.

- Si tiene vómitos o diarrea persistente.

 ¿CUÁNDO ACUDIR A URGENCIAS?

- Temperatura superior a 40ºC (rectal).

- Fiebre alta y alguna enfermedad crónica grave.

- Rigidez de nuca o dificultad para mover el cuello.

- Convulsión.

- Manchitas de aparición reciente, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.

- Dificultad para que se mantenga despierto.

- Dificultad para respirar.

 

 

Seguir leyendo más Noticias

Para más información sobre

nuestro STAFF MÉDICO por favor

haga clic aquí