logo

Contactanos

// (0221) 453 4940

// (0221) 453 5275 Líneas rotativas

// (0221) 451 0174 Línea para Turnos

Noticias en la Nueva Clínica del Niño

noticia de la NCN

Despojarse del pañal

Es un paso muy importante en la maduración del niño, ya que le ayuda a integrarse en la sociedad.



En la mayoría de las ocasiones el control del esfinter urinario diurno se va a conseguir entre los dos y tres años, el nocturno en torno a los cuatro-cinco años, y solo es a partir de los cinco años cuando se puede hablar de trastornos como la incontinencia o enuresis nocturna.

¿Cuándo es el momento de iniciar el control de esfínteres?

El niño debe conocer y entender las palabras importantes: pipi, orina, caca, heces, mojado, sucio, limpio, orinal, water. Debe darse cuenta de la sensación de estar “mojado” tras realizar la micción en el pañal y “sucio” tras hacer las deposiciones en el pañal. En general se considera buen momento el primer periodo de buen tiempo (primavera/verano) después de cumplir los dos años.

¿Cómo debemos iniciar el proceso de control de esfínteres?

El primer paso es dejar al niño sin pañal. Establecer una rutina, llevando al niño al baño cada cierto tiempo o haciendo que lo asocie a actividades de la vida diaria, como el lavado de manos previo a la comida.

Observar al niño, ya que algunos de ellos nos van a ayudar, realizando muecas con la cara o posturas con las piernas que nos indicarán que siente deseo de ir al baño.

Utilizar ropa que sea fácil de quitar y no dificultar el acceso al baño o al orinal, ya que inicialmente el niño no va a tener mucho tiempo entre el deseo de realizar la micción o deposición y el tiempo que sea capaz de aguantarla.

Usar refuerzos positivos, ya que nos ayudarán inicialmente a motivar al niño, para esto podemos utilizar desde pequeños premios (pegatinas, golosina) y convencer al niño de que despojarse del pañal es una forma de hacerse mayor.

Consejos para mantener un buen hábito miccional:

-Tener una adecuada ingesta de líquidos, sobre todo agua.

-Vaciar la vejiga cada 3-4h durante el día y sobre todo muy importante antes de ir a la cama.

-Intentar que el niño no espera hasta el momento de tener que ir corriendo al baño, anticiparse al deseo de orinar.

-Sentar al niño en el inodoro e intentar que se relaje para emitir la orina.

 

Seguir leyendo más Noticias

Para más información sobre

nuestro STAFF MÉDICO por favor

haga clic aquí