logo

Contactanos

// (0221) 453 4940

// (0221) 453 5275 Líneas rotativas

// (0221) 451 0174 Línea para Turnos

Noticias en la Nueva Clínica del Niño

noticia de la NCN

Clínica del Niño: 54 años al servicio de la comunidad

Fue el primer sanatorio pediátrico del país, y esta semana iniciará una nueva etapa de jerarquización



Surgió como un anhelo visionario de un grupo de médicos del Hospital de Niños “Sor María Ludovica”, y durante 30 años fue un centro de referencia nacional en la atención de la salud infantil: dos ambulancias y un avión privado se encargaban de ir a buscar a los pequeños pacientes a los lugares más remotos de nuestro país. En la década del 90 sobrevino la crisis y con ella, la quiebra. Pero en el año 2006, un juez sentenció que la institución le pertenecía a la Ciudad y a sus habitantes, y permitió así que un empresario platense comenzara su recuperación.

A 10 años de aquel nuevo comienzo, esta semana estará inaugurando la segunda etapa de remodelación, ampliación y jerarquización. Un paso cualitativo hacia adelante en la atención de la salud pediátrica.

LOS INICIOS

En los comienzos de la década del 60, un grupo de médicos jóvenes y pujantes del Hospital de Niños se propuso crear un centro asistencial paralelo a la institución, para brindar atención a sus pacientes particulares.

Y el origen del emprendimiento tuvo lugar en la misma sala 4 del Hospital. Los referentes fueron los doctores A. Rahman y Leopoldo Acuña, a quienes se sumaron nueve profesionales más del centro asistencial.

La Clínica del Niño, tal como fue denominada en ese momento, se convirtió así en el primer sanatorio pediátrico del país. Comenzó a construirse el 22 de marzo de 1961, y el costo de la obra ascendía a 11 millones de pesos, que fueron financiados por los propios médicos y un crédito otorgado por el Banco Comercial de La Plata. El proyecto fue diagramado por dos arquitectos sanitaristas argentinos formados en Cuba.

La clínica contaría con cuatro plantas, 20 habitaciones, un servicio de lactantes, dos salas de cirugía, guardia de emergencia y médico a domicilio. Fue inaugurada el 23 de junio de 1962 y la bendición estuvo a cargo de monseñor Lodigiani. Entre los invitados se encontraba presente el ministro de salud, Santiago Gorostiague, y el plantel médico estaba integrado por los más importantes especialistas de la ciudad.

En la década del setenta se construyó una nueva torre, similar a la primera, con nuevas comodidades. Y se creó el servicio de neonatología, cuyo jefe fue el doctor Héctor Perez Alzueta.

En 1980 se incorporaron las residencias médicas dependientes de la Universidad Nacionalde La Plata, que funcionaron durante casi 10 años, prestigiaron a la institución y dieron lugar a la formación de destacados profesionales, actualmente muy reconocidos.

En 1987, siendo director el doctor José Tarzián, el sanatorio cumplió 25 años y fue celebrado con una entrega de medallas y una importante cena de gala realizada en el Hotel Corregidor.

En la década del noventa la mala situación que vivió nuestro país determinó que la clínica, como muchas otras empresas, sufriera los avatares de una mala política económica. Esto la llevaría, en 1998, a la convocatoria de acreedores. Y en el 2003, se decretaría la quiebra.

El compromiso y la participación de los médicos y del personal, que continuaron en la institución; la predisposición del juez Angel Videla Sánchez, que consideró que el centro asistencial era vital para la región; el apoyo de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires y la participación del empresario Raúl Tassi, quien brindó todo su apoyo, determinó que la Nueva Clínica del Niño, en el año 2006, volviera a ponerse de pie.

“Han pasado 10 años -señala el doctor Ricardo Emmerich, ex director y miembro del staff médico- y aquí estamos, con mejores comodidades y en pleno desarrollo. En 2012 la clínica celebró sus 50 años con la culminación de la primera etapa de obras”.

Ahora, el próximo martes 11 de octubre se inaugurarán nuevas instalaciones, entre las que se cuentan una sala de tomografía con un nuevo equipo; una sala de ecografía; la renovación del servicio de radiología, con instalación de un nuevo seriógrafo; 20 consultorios nuevos con amplias sala de espera; un vacunatorio con médicos y vacunadores especialmente preparados en una sala acondicionada para tal efecto; 3 salas de guardia y enfermería; 15 nuevas habitaciones con 2 camas cada una, totalmente equipadas, que completan un total de 64 plazas; y nuevo estar médico.

En un futuro cercano estarán terminados cuatro quirófanos (de los cuales, dos serán inteligentes); la terapia intensiva neonatal y pediátrica; cirugía cardiovascular; centro de hemodiálisis; sala de shock room; un nuevo servicio de guardia con una amplia sala de espera y entrada independiente; un salón de conferencias y un buffet.

“UN POLO SANITARIO DE DERIVACION”

El doctor Guillermo Salas, pediatra, neonatólogo y director médico de la Nueva Clínica del Niño, señala respecto a la importancia de contar con una clínica pediátrica de esta envergadura en una ciudad con un hospital como el Ludovica, que “el Hospital de Niños ha ocupado toda la atención pediátrica de alta complejidad. Hoy las nuevas estadísticas indican que sólo el 48% de los chicos tiene cobertura social, cuando medimos todos los sectores sociales. Pero cuando se toman en cuenta sólo los estratos inferiores, entonces vemos que entre el 60 y el 70% de los chicos carece de cobertura social”.

“Estas cifras -añadió- dan cuenta de que se necesitan centros privados para que los chicos que no tienen cobertura puedan atenderse en el hospital público, para que sus lugares no sean ocupados por pacientes que sí cuentan con cobertura”.

“En toda la provincia de Buenos Aires -añadió el doctor Salas- sólo hay 150 camas de terapia intensiva pediátrica, entre lo privado y lo estatal. Es muy poco, y la Nueva Clínica del Niño va a tener 18 camas. Otro aspecto importante es el nivel de atención que se brinda. Nuestro desafío es crear un polo sanitario; no solamente para La Plata, sino para toda la región de la provincia. Que sea un centro de derivación basado en tres pilares: la nueva modalidad de atención, el confort y la tecnología, y el aspecto humano”.

LA ATENCION

“La terapia intensiva, con la nueva modalidad de atención -destaca el director de la clínica- incorpora al padre dentro de la atención. Esto permite aprovechar el gran monitoreo que hace la familia, no solamente hacia el bebé o el niño internado, sino hacia el funcionamiento del sistema. Este factor mejora el cuidado y disminuye los errores que se pueden llegar a producir en el tema de salud. Se trata de un esquema nuevo”.

Entre las incorporaciones de la Clínica del Niño figura una sala de tomografía con un nuevo equipo, y eso persigue un objetivo especial.

Sobre esto, el doctor Salas apunta que “se incorporaron también tomografistas con médicos radiólogos especializados en pediatría, que van a informar los estudios. Eso hace que también ellos nos hayan exigido a nosotros que se incorporen protocolos de baja intensidad de radiación: que los estudios se hagan con una disminución muy importante, para disminuir los riesgos futuros de esos chicos que necesitan una o más tomografías”.

“Por eso sostengo que la clínica como tal es una gran necesidad. Acá están todos los especialistas: desde el clínico, pasando por el oncólogo, el hematólogo pediátrico, el radiólogo pediátrico, el neurólogo pediátrico… Y todos, además de concurrir a la clínica, tienen sus consultorios aquí. Esta pertenencia hace que estén a disposición en cualquier momento del día. A muy cercana distancia y con un excelente nivel de profesionales, una combinación de factores que nos favorece enormemente”.

Seguir leyendo más Noticias

Para más información sobre

nuestro STAFF MÉDICO por favor

haga clic aquí